Buscar:
volverán a 'hacer cruising'

'Low Riders' a las calles otra vez en EU

Las regulaciones que afectaron la cultura lowrider fueron restricciones sobre la altura de los vehículos o el uso de sistemas de suspensión hidráulica, con el argumento de que estos elementos podían ser peligrosos en la carretera y hasta exceso de ruido de los sistemas de sonido
Colaboración
Hace 5 meses
(o)
20860
La personalización de un Chevrolet Impala con pintura llamativa y suspensión hidráulica. Foto Matti Blume/Wikimedia Commons.
Colaboración
EEUU

La restricción a los autos lowriders, conocidos por su suspensión baja y modelos clásicos, ha sido levantada en California, lo que permitirá que circulen libremente por las calles a partir del próximo 1 de enero.

La comunidad de lowriders celebró la decisión ya que consideraban que se trataba de una medida discriminatoria que erróneamente vinculaba este transporte con la cultura del crimen.

A finales de la década de 1990 en Estados Unidos se aprobaron leyes que permitieron a la policía hacer vetos locales a conductores de vehículos denominados lowriders por hacer hacer 'cruising' por las principales calles de una ciudad.

El movimiento del lowrider tiene sus raíces en la comunidad chicana del sur de Estados Unidos luego de la Segunda Guerra Mundial. Los entusiastas de esta actividad a menudo personalizan sus vehículos con pintura e interiores llamativos y otras modificaciones estilísticas, como ruedas de radios y adornos cromados.

Ver más...

La cultura lowrider se extendió por todo Estados Unidos, México y latinoamérica y otros países asiáticos como Japón, esta incluye una vestimenta característica, el lenguaje y los gestos. La música, que va desde las "oldies" setenteras hasta el hiphop de la costa Oeste de Estados Unidos de los años noventa.

La modificación principal de los autos es que pueden bajar la suspensión o permitir su elevación. La tradición lowrider dicta circular lo más cerca del suelo y de forma lenta por las calles de los centros históricos de las ciudades, pasar una y otra vez por la misma calle, es lo que denominaron 'hacer cruising'.

Estos vehículos suelen tener suspensión ajustable, neumáticos de perfil bajo y por lo regular están equipados con sistemas hidráulicos que permiten levantar o bajar cada rueda de manera independiente. Esta capacidad de ajustar la altura del automóvil le permite a un lowrider literalmente "rebajarse" hasta el suelo y luego volver a subir, lo que le da su distintivo aspecto.

Con el paso de las décadas, los lowriders se convirtieron en blanco de la policía. En 1988 en California aprobaron una ley que permitía penalizar la actividad. En el condado de Los Ángeles, exhibir las características especiales de suspensión de los autos al circular implicaba una multa de hasta 250 dólares.

Lowrider como medio de expresión cultural

^

- Más que simplemente automóviles personalizados; el lowrider es también un medio de expresión cultural y un símbolo de orgullo y pertenencia en algunas comunidades latinas. En ciudades del norte de México, como Tijuana y Ensenada y ciudades tan alejadas como Tokio, estos conductores se encuentran organizados en clubes y realizan eventos dedicados a mostrar sus vehículos y celebrar la cultura lowrider. 

Los primeros lowrider en el sur de Estados Unidos, en las décadas de 1940 y 1950, eran jóvenes de ascendencia mexicana, que integraron elementos pachucos y cholos de tatuajes y murales volcados en el diseño del automóvil. Los autos elegidos a menudo son vehículos antiguos, automóviles clásicos de marcas como Chevrolet, Ford, Cadillac, en líneas específicas como, Bel Air, Fleetline, Mercury y el Serie 62 que podían personalizarse de forma espectacular.

A pesar que han sido estigmatizados, los lowriders fueron asociados con pandillas o actividades ilegales, no obstante la actividad ha persistido, la comunidad argumenta que la mayoría simplemente disfrutan de personalizar y mostrar sus automóviles de una manera creativa y artística y piden libertad para ello.

Los desafíos legales que han enfrentado y que han vencido son restricciones en algunas áreas debido a preocupaciones de seguridad y la percepción pública de esta cultura. Las regulaciones que afectaron la cultura lowrider fueron restricciones sobre la altura de los vehículos o el uso de sistemas de suspensión hidráulica, con el argumento de que estos elementos podían ser peligrosos en la carretera.

^

En algunas ciudades se tomaron medidas contra el ruido excesivo de los sistemas de sonido instalados en algunos de estos vehículos.

La forma del lowrider es considerada una resistencia cultural en respuesta a la discriminación y los desafíos que históricamente han enfrentado las comunidades latinas en Estados Unidos. En la actualidad es considerada una forma de arte móvil, los propietarios a menudo pasan una gran cantidad de tiempo y esfuerzo personalizando y mostrando sus vehículos en exhibiciones y desfiles. Por hoy celebran poder circular por las calles en libertad.

(lkdin)
(twtr)
(fbk)
COMPARTIR:

Causa fascinación "El Buki" en Valle de Guadalupe

Poco más de dos horas de concierto de Marco Antonio Solie en el Anfiteatro del Valle.
Foto: Cortesía
Ensenada, B.C.
En punto de las 10 de la noche el anfiteatro del valle Marco Antonio Solis, “El Buki”, hizo su aparición en el escenario impecablemente vestido de blanco.
Acompañado por hasta de 12 músicos, tres coristas mujeres, y cuatro preciosas bailarinas sincronizadas y con un colorido atuendo.
La primer canción con la que inicia “Está en ti”, fluye mientras la fascinación puede leerse en cada uno de los rostros incluso la gente de prensa, e invitados especiales. Algunos levantan sus teléfonos con el afán de capturar el emotivo momento.
Mezcla entre la letra de las canciones la palabra “Ensenada”, “Gracias por hacerme tan feliz Qué sería de mí en ensenada", la gente corea emocionada y ovaciona al oír el nombre de su ciudad.
Marco Antonio es un tipo alto, sano, seguro, bromea al decir su edad, 44 años, perdón, dice, “45 me acaba de corregir mi percusionista”. La gente ríe.
El Buki manda saludos a gente de Tijuana y Michoacán, de donde es originario, el espectáculo de este año es completo, con una coreografía perfeccionada, donde las bailarinas cambian varias veces su atuendo, interactúan con Marco Antonio en distintas etapas de la canción, serias y profesionales se les ve disfrutar de su trabajo.
El escenario es de unos doce metros de altura pueden verse varios juegos de luces y dos pantallas de 2x4 metros a los lados, una pantalla enorme de fondo donde va proyectando videos. Lo largo del aparador mide 25 metros donde se desarrolla el espectáculo.
“Es un gran honor estar aquí después de tantos años”, dice. “Allá por el año de 1989 , tendría unos 14 años” bromea, el público vuelve a reír. E inician los acordes de la canción.
Siete mil gargantas corean como uno solo "Como fui a enamorarme de ti".
Durante la canción de “Viva el Amor”, Marco toca las percusiones mientras las chicas se desenvuelven en un traje rojo, la gente grita: “Buki, buki, Buki”.

En la Ruta del Vino

Anfiteatro del valle, como el nombre lo indica es un desnivel en terrazas de unos 80 por 80 metros cerrados por una semicircunferencia donde la a escasos 10 metros de la carretera Sauzal Tecate en la famosa Ruta del Vino de Ensenada.
El tour llamado “ Y la historia continúa”, donde se presentó en Mexicali un día antes y distintos lugares de México y Estados Unidos.
Es un lugar se encuentra rodeado de eucaliptos. Queda silencioso cuando Marco hace silencio y las luces se atenúan, la gente corea cuando tiene que hacerlo, como si se hubiera ensayado.
A pesar que casi una hora ha pasado, la gente sigue llegando y se acomoda donde puede, hay quienes quieren estar lo más cerca posible para ver a su ídolo.
Para la canción de “Dónde estará mi primavera”, lo acompañan Marla y allisson Solís cuyas voces se aprecian educadas y afinadas. Se despiden del público y la velada continúa.
Ya cerca de la medianoche tras un rato de arreglos, Marco apareció con sombrero blanco y cantó: “Le faltan horas al día... “, la letra de la Venia Bendita, acompañado de la totalidad del auditorio.

El momento de la noche

Cuando tocó el momento de “Sino te hubieras ido”, ahí no hubo quien se quedara sentado o callado en su lugar, todos se levantaron a cantar, el espectáculo estaba completo, ya casi al terminar la canción con luces apagadas salvo una que iluminaba a Marco Antonio Solís inclinado, agradeciendo a la gente se quedó estático por casi 40 segundos.
Si no te hubieras ido... serìa tan feliz, terminò. Agradeciò con palabras, la gente complacida aplaudió pedía a gritos otra pieza, y el Buki.
Valieron la pena las dos horas de fila para accesar al estacionamiento de Bodegas del Valle, y otro tanto para accesar al anfiteatro del Valle.
Para finalizar cantò “Cuando te acuerdes de mi”, la gente cantando enfiló hacia los estacionamientos, la mayoría se quedó hasta el final.
Marco Antonio Solìs, agradeció de nuevo a los asistentes y se dio por terminado el espectáculo.
(lkdin)
(twtr)
(fbk)
COMPARTIR:
Editorial
¿Es en verdad prioridad la educación para el gobierno?
2024-04-05 14:55:17
...
...

La decisión de suspender clases para que los estudiantes puedan presenciar el eclipse solar ha llevado a algunos padres y miembros de la comunidad educativa a cuestionar si la educación realmente es una prioridad para el gobierno.

La interrupción del proceso educativo en un momento en que el país ya enfrenta desafíos significativos en términos de calidad educativa y logros académicos parece contradecir la importancia que se le da a la educación en el discurso oficial.

Además, esta medida plantea interrogantes sobre la capacidad del sistema educativo para adaptarse a eventos excepcionales sin comprometer el aprendizaje de los estudiantes.

En lugar de suspender clases, muchos esperarían que las autoridades educativas implementen estrategias para aprovechar el eclipse como una oportunidad de aprendizaje en el aula, demostrando un compromiso real con la educación de los jóvenes.

Es esencial garantizar que el derecho a la educación de los estudiantes no se vea comprometido. Los padres y la comunidad educativa esperan que en futuras ocasiones, las autoridades educativas encuentren un equilibrio entre la experiencia única que ofrece un evento astronómico como este y la continuidad del proceso educativo.

(lkdin)
(twtr)
(fbk)
COMPARTIR: